Algunas claves de ‘Todos los hombres del presidente’


all_the_presidents_men

Todos los hombres del presidente es otra de esas películas que te recomendarán ver (si es que no te recomiendan leer la novela) en la carrera de Periodismo. Si hace poco hablábamos de una de las obras maestras y ópera prima de Orson Welles, Ciudadano Kane; All the president’s men (1976, Allan J. Pakula) es otro de esos ejemplos en los que el cine bebe del Periodismo. En este caso, se aborda el tema del periodismo de investigación en un caso tan importante para la historia de la profesión y de Estados Unidos como fue el célebre Caso Waterwate, que provocó la dimisión del presidente Richard Nixon.

La película, protagonizada por Robert Redford y Dustin Hoffman, se centra en dos periodistas del Washington Post, Carl Bernstein y Bob Woodward, que se dedican a investigar un asunto controvertido de carácter político que aparentemente no tiene importancia, y que termina por ser uno de los escándalos más importantes de la historia de Estados Unidos. El asunto que finalmente destapan pone en jaque a la mismísima Casa Blanca y, por extensión, al presidente del país.

Aunque la película sólo cubre los siete meses que dura el escándalo Watergate, aborda otros acontecimientos diferentes como las discusiones de Bernstein y Woodward con sus jefes del Post sobre lo que acarreará sacar a la luz la información y los riesgos que atañe revelar las prácticas ilegales de los asesores presidenciales. En ella también se abordan temas como la protección de las fuentes (como la del misterioso confidente al que apodaron “Garganta Profunda”), la ética de la profesión periodística, el secreto profesional y las prácticas para conseguir información y abordar una investigación.

Ni la película ni la novela narran ni dramatizan la dimisión de Nixon, pero para ser fieles al desenlace de la historia, en la película, este acontecimiento viene dado en forma de notas mecanografiadas añadidas a las últimas filmaciones. Hoy sabemos que Mark Felt, número 2 del FBI hasta 1973, fue el confidente “Graganta Profunda”, aunque su identidad ha sido uno de los secretos periodísticos mejor guardados.

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s