¿Quién contará su historia?


Help.jpg.scaled500

Leo este artículo de EL PAÍS y siento pena. Y creo que sólo alguien que valora la importancia de los medios de comunicación y el Periodismo (sí, con mayúscula) de la manera que yo lo hago, de una manera vocacional, incondicional pese a estas vacas flacas y con esperanza,  puede comprender que sienta pena y que me entren ganas de llorar después de leerlo.

Qué exagerada“, puede pensar otra gente, y lo respeto y no les culpo, porque al fin y al cabo ellos no han elegido esta profesión como forma de vida y de futuro. Habrán elegido otra, que quizá esté igual o peor, cosa que no deseo, porque ojalá alguna profesión tan maravillosa fuera bien en estos tiempos. Levantarte por las mañanas para seguir adelante con una vocación que se lapida, que en ocasiones está sometida al poder político, que en otras depende de ingresos de terceros y que por ello pasan por encima de deontologías y de éticas, es duro. Los ERES, los despidos y los cierres de medios de comunicación, que sólo significan un Periodismo con menos miradas, menos puntos de vista y, por tanto, menos democracia, son cosas que a menudo escuchamos en las noticias y leemos en los periódicos (en los que  quedan) y son el reflejo de una realidad que para unos es muy lejana y a otros nos hace sentir una pena inmensa, indescriptible y posiblemente inexplicable para aquellos que no entiendan que, como cada cual que ama su trabajo, nosotros creemos que ésta es la mejor profesión del mundo, y que nos la hemos ido cargando. Y esta  crisis que se ceba con todos, también se ceba con nosotros, con nuestros sueños, con esa vocación por la que llevas cinco años en las aulas de una facultad o tres meses contratado (porque no te hacen contratos de más tiempo) en una redacción cobrando, con suerte, 400€.

Y parece que todas esas razones tan poderosas que un día te decían: “es tu sueño, lucha por ello, inténtalo“, van desapareciendo poco a poco, como los medios que cierran y que dejan de contar realidades, de expresar opiniones, de exponer ideas y de escuchar a aquellos que necesitan una voz propia en un mundo que ha dejado de prestar atención a sus problemas.

Sin embargo, a pesar de todo, hay quienes insistimos en la esperanza, porque siempre habrá noticias y siempre habrá Periodismo, no sabemos si volverá a ser el negocio boyante que fue un día, pero es que tampoco lo boyante del asunto nos importa. Los hay que no queremos hacernos ricos, sino trabajar dignamente en una profesión que hemos querido desde antes de ejercerla o estudiarla, los hay que nos conformamos con sueldos que nos permitan seguir contando historias y no con primas millonarias ni un caché que revalorice nuestros artículos con el tiempo, los hay que sólo queremos ser periodistas, por muy difícil que nos lo estén poniendo.

4 comentarios sobre “¿Quién contará su historia?

  1. Pingback: Pagar por la prensa online | The Daily Prosumer

  2. Pingback: Cierre de la RTVV | The Daily Prosumer

  3. Pingback: Se nos echa encima | The Daily Prosumer

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s