Pagar por la prensa online


presse_en_parle

Durante los últimos tiempos de esta conversión tecnológica, hemos asistido a infinidad de alternativas, posibles soluciones y métodos de pago a los que la prensa y sus portales online, han recurrido para sobrevivir. Y es que de un tiempo a esta parte los ingresos de publicidad han bajado, como también se han desplomado las ventas en los kioscos y los contratos con suscriptores que recibían el  periódico en casa. Como ya sabemos, incluso algunos periódicos provinciales y locales han cerrado llegando a dejar a toda una provincia sin prensa autóctona. Ahora el objetivo es que el negocio vuelva a ser rentable en el entorno digital donde cada día prolifera la competencia y parece que vale la ley del “todo gratis”.

Como siempre a la vanguardia, el gran The New York Times se puso a la orden con esto del pago de prensa online hace dos años y, aparentemente, el éxito del que ha gozado durante 200 años no se ha visto afectado, ya que desde 2011, año en el que comenzó su aventura, ha captado a 660.000 abonados. En este artículo se nos explica la fórmula, que lleva como ingredientes un muro de pago (paywall) que se activa a partir del décimo artículo consumido por un usuario al mes, que para tener acceso al contenido por completo debe pagar 8,75 dólares a la semana y 35 dólares a las cuatro semanas.

En España esto de pagar por la prensa online también se va implementando y adaptándose a las vidas de lectores y editores, que buscan sus mañas para sacar modelos que aporten rentabilidad sin que eso signifique perder en número y calidad de lectores. Orbyt es el caso más célebre, pero hay otros proyectos que, al ser de pago, ofrecen más profundidad y calidad en los contenidos.

Los editores de periódicos en España se ven en la tesitura de cambiar la mentalidad de toda una sociedad en unos tiempos difíciles. Igual que nos hemos acostumbrado a los teléfonos, las televisiones y demás gadgets inteligentes y los hemos adaptado a nuestra vida cotidiana llegando a pagar más de lo que creíamos que pagaríamos por ellos; igual que cada vez más hacemos compras por Internet, igual que cada vez tenemos más lectores electrónicos que libros en papel, debemos adaptarnos a la adquisición de contenidos de prensa. ¿Pero a qué precio? Recordemos que un periódico en papel cuesta entre 1,20 y 1,50€.

¿Seremos capaces de modificar nuestra forma de consumir prensa aunque eso signifique implementar un gasto que conlleve la suscripción a nuestros diarios? ¿Nos pensaremos un poco más el hecho de cambiar de uno a otro en función de lo que hemos pagado? ¿Son justificados los precios que proponen los periódicos en sus métodos de suscripción online? Y debido a que el dinero no es algo que sobe en estos momentos precisamente, ¿será más difícil acceder a la información y, por tanto, más difícil estar informados de lo que pasa? Todavía quedan tantas incógnitas en cuanto a esta forma de entender el negocio de la prensa, y por eso es necesario seguir, probar, estudiar y cuestionárselo todo, hasta dar por fin con un modelo de prensa que sea rentable para editores y ciudadanos, y para la propia democracia.

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s