El cuerpo tomado*


* Ojalá Cortázar me perdone por titular esta entrada al ritmo de su ‘La casa tomada’

frenadolcomplex

Será que mi santo esposo y yo nos queremos tanto que compartimos enfermedades, o será que soy tan buena que por cuidarle a él cogí la gripe yo (y después se la contagié a mi madre, otra Santa). Será que esta Navidad he visto las tres de El Señor de los Anillos, que me imagino a un ejército de orcos deseosos de mi maltrecha salud, tratando de asediar el Abismo de Helm de mi propio cuerpo. La cosa es que yo que creía que no iba a ponerme mala este año, pero vayamalapata me he puesto. Y justo el día antes de volver al trabajo después de las vacaciones. Y es que tenía tantas ganas de volver a la oficina (soy afortunada porque me encanta mi trabajo), que cuando me vi con 39 de fiebre e incapaz de moverme del sofá, hasta me entró la llorera.

Ahora aquí ando, Frenadol en mano intentando sobrevivir hasta que mis defensas vuelvan a ser las de siempre, moqueando y con fiebre que aparece y desaparece.

¿Pero sabéis que es lo mejor? Que a pesar de todo, soy feliz.

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s