De por qué a veces digo que escribir me salva


ESCRIBIR ME SALVA

Cuando recibes una noticia que no quieres recibir, pasas por varias fases. Miedo, impotencia o frustración son algunas de ellas. Te cuestionas a ti mismo, te preguntas qué podrías haber hecho tú. Después das gracias de que no haya sido peor, respiras hondo, la miras a los ojos y sacas las fuerzas para seguir adelante. Sabes que será duro, que no será de tus mejores épocas, que vendrán días difíciles y que muchas veces flaquearás, pero también te alegras de que ella sonría, de que incluso haga bromas, de que esté ahí. Eso es lo que te da más fuerzas.

Cuando te llevas un susto, a pesar de ese miedo irracional que te consume, terminas dando las gracias porque al final se ha quedado en eso, que no es nada más grave, que no es cuestión de vida o muerte. Y si buscas en lo más profundo de ti, encuentras pequeñas razones sustentando tu voluntad. Te sostienes a ti mismo para ser sostén de los demás.

Tengo la suerte de que no he pasado por muchos momentos malos en la vida. Soy afortunada y lo digo así, claramente. Y los que he pasado, la propia frase lo dice: son pasado. Hasta el sábado vivía un momento inmejorable. Ahora vivo un momento regular, que no malo, y tengo que pensar, como siempre aunque a veces se me olvide, que soy afortunada.

Creía que encerrarme y dedicarme a ello, apartándome de aquello que más me gusta hacer, sería lo mejor, pero he tardado poco en darme cuenta de que no tengo por qué aislarme. Sigo teniendo la capacidad de expresarme mejor por escrito que de cualquier otra manera y me entusiasma la idea de que seguir plasmando pensamientos en forma de letras me ayude a distraer la mente y a mirar hacia adelante, a recargarme cuando me siento consumida y a seguir adelante aunque se acabe el camino.

Tengo, además, este blog, que escribo desde hace ya más de un año con la ilusión del primer día. Y quizá las circunstancias no me permitan actualizarlo cada día de lunes a viernes como acostumbro, pero sé que siempre que pueda, voy a aparecer por aquí. Porque escribir me distrae, me ayuda a mirar las cosas con diferente prisma y me mantiene despierta. Necesito escribir para renovar mis fuerzas, para poder seguir afrontando las cosas de la vida tal y como vengan. Este blog me salva. Escribir me salva. Y aunque os suene a locura también lo digo así, claramente.

Hoy las personas que se apuntaron al nuevo proyecto de este blog, han recibido su primer regalo de bienvenida. Con ese proyecto quiero mantenerme en pie y con el resto de entradas y temas sobre los que voy a seguir escribiendo por aquí, quiero seguir caminando.

Para terminar, un consejo: no le hagáis caso al martes 13 y a los que dicen que hoy es un día de mala suerte. La mala suerte puede tocar cualquier día, sea 13, 17 o 23. Lo importante es aprovechar los días en los que no hace su entrada triunfal y da un vuelco al corazón y a la vida de aquel al que toca. Pero una vez que llega, lo que hay que hacer es mirarla de frente y repetir una y otra vez: NO ME DAS MIEDO.

7 comentarios sobre “De por qué a veces digo que escribir me salva

  1. Yeuxnoirs

    Siempre me has parecido una persona fuerte. Qué digo, una persona muy fuerte, pero hasta las personas fuertes pasan por momentos que se sienten un poco más pequeñas. Para cuando te veas en uno de ellos (como ahora) te digo: nada es eterno y los problemas poco a poco van perdiéndose en el pasado. En la vida hay muchas coas preciosas, no dejes que ellos te impidan verlas :)
    Añado además que me encanta tu reflexión sobre esa huida al mundo de la escritura. Creo que las letras son el mejor refugio que uno puede encontrar en esos días en los que necesita esconder la mente del resto del mundo.
    Muchísimos ánimos en esa racha regular que estás pasando, sé que puedes con ella (y con todo lo que se ponga en tu camino)

    (Me encantó el primer mail del proyecto, creo que va a ser algo que me va a gustar muchísimo así que dese ya te doy las gracias por una iniciativa tan genial :)

  2. Pingback: “El lugar donde entendemos que no estamos solos” | The Daily Prosumer

  3. Pingback: His Girl Friday (y ‘Cuaderno de verano’) | The Daily Prosumer

  4. Pingback: The Great Diary Project | The Daily Prosumer

  5. Pingback: Yo he venido aquí a hablar de… | THE DAILY PROSUMER

  6. Pingback: ¿Has probado a escribir un diario? | THE DAILY PROSUMER

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s