“La valentía empieza aquí”


Puede que si te digo sólo su nombre, Lizzie Velásquez, apenas sepas de quien te hablo. Puede que si te digo que su físico le ha valido el título de “la mujer más fea del mundo”, te suene un poco más. Y es que así funciona el mundo en el que nos movemos. Parece que la belleza es la clave para el éxito y por ello, cuando alguien como Lizzie sale adelante contra todo pronóstico, sienta cátedra en un tema tan peliagudo como el bullying y es seguido por miles de personas por mostrarse honesta y comprometida con la realidad, sorprende tanto. Por eso nos llegó el vídeo de su charla en enero, por eso nos caló su discurso. Y por eso hoy comparto con vosotros esta entrada sobre ella.

BpUsnpICEAAz3XF

Para unos padres no debe ser fácil que los médicos que diagnostican a su hija al nacer, les digan que ésta va a ser sorda, muda, ciega y paralítica. Ése era, a priori, el diagnóstico de Lizzie Velásquez, víctima de un extraño síndrome que no le permite engordar ni desarrollar masa muscular, que desfigura el rostro y que provoca secuelas en su cuerpo. Ella, sin embargo, nunca se ha dejado vencer por la enfermedad, y ha puesto en entredicho las palabras de aquellos que no creían que pudiera vivir.

En enero, Lizzie conmovió, emocionó y viralizó las redes cuando compartió su experiencia en una charla. Ya había escrito algunos libros sobre su vida para intentar convertir ése rechazo de la sociedad en pura experiencia vital con el fin de ayudar a otros, pero por fin se mostraba al mundo con una elegante dialéctica que ensombreció, durante el tiempo que habló, las secuelas más evidentes de su enfermedad.

Hace poco, Lizzie reunió el dinero necesario a través de una campaña de crowdfunding y anunció que, gracias a esos fondos, su historia va a convertirse en documental, que se rodará con el objetivo de concienciar sobre el problema del bullying, del que ella fue víctima durante sus años de colegio e instituto.

Pese a su juventud (25 años) y su aparente fragilidad (27kg de peso), Lizzie tiene la energía suficiente para seguir adelante con sus proyectos, mientras sus seguidores en redes sociales crecen. Todo un ejemplo de determinación, al no dejarse vencer por sus difíciles circunstancias; y de solidaridad, por intentar ayudar a otros a conseguirlo.

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s