Cómo trabajar en equipo (y no morir en el intento)


Seguro que ya lo habéis experimentado en alguna ocasión. Trabajar en equipo puede ser coser y cantar o puede ser la mayor pesadilla del mundo. Siempre hay un miembro que se estresa con los plazos de entrega, otro que nunca hace nada o uno al que se le va la mano con la creatividad. Sacar un proyecto de grupo adelante puede ser cuestión de vida o muerte, pero al final el truco está en definir los papeles de cada uno, trabajar por igual (ay, qué ingenua, pensaréis) y respetarse.

trabajarenequipo
Dadle las gracias a Freepik por esta bonitísima ilustración :)

La primera regla de supervivencia en los trabajos/proyectos de grupo, es saber definir el papel de cada uno para poder así asignar funciones, favorecer la comunicación, hacer que todo el mundo tenga su importancia en el conjunto y no perjudicar al resto, trabajar por duplicado, generar conflictos y un larguísimo etcétera de cosas que, seguramente, os suenen más todavía que a mí. Los papeles que, según mi criterio, hay que definir en todo trabajo de grupo son:

  • El líder: es típico, nadie quiere mandar, pero alguien tiene que hacerlo. Ser el líder en un trabajo de grupo está como mal visto por aquello de tener que mandar, pero es que ser líder no es mandar (al menos, no solamente). El líder tiene que hacerse responsable de sacar el trabajo adelante, ha de encargarse de su parte del trabajo, pero también de estar ahí cuando le necesiten los demás, de solucionar conflictos, de poner soluciones para los problemas que vayan surgiendo a lo largo del proceso de trabajo y de evitar (en la medida que pueda) que los demás miembros del grupo no se “maten” entre ellos. El líder ejerce de pegamento en la estructura del grupo.
  • El creativo: en todos los grupos hay una persona que visualiza, más que el resto, cómo será el trabajo acabado y que, por tanto, puede dar las pautas de cómo realizarlo. Ejercerá de líder en las sesiones de tormenta de ideas y aportará sugerencias para que el trabajo final gane valor y calidad. La visión del creativo es muy importante, pero si lo es demasiado, el líder debe ejercer de líder y cortarle las alas. Porque a veces, por motivos de tiempo o funcionalidad, aunque la idea del creativo sea una idea genial, es imposible llevarla a cabo.
  • El experimentado: una figura también muy típica de los grupos. El experimentado es aquel que sabe un poco más que el resto sobre el tema del trabajo o la plataforma (programa, recursos tecnológicos) que se usen para llevarlo a cabo, que el resto de los miembros. Hay que escucharle porque, su propio nombre lo indica, cuando él habla, habla la voz de la experiencia. Pero, por supuesto, no hay que hacerle caso a ciegas. El papel del líder y el consenso con el resto del equipo es fundamental para que las aportaciones que puede hacer el experimentado, lleguen a buen puerto.
  • El práctico: el miembro más práctico del grupo tiene una capacidad asombrosa para simplificarlo todo y hacerlo más fácil. Cuando el resto esté intentando ponerse de acuerdo sobre los días u horarios a los que quedar, el práctico hablará de un programa en Internet que permite tener un documento en línea sobre el que ir trabajando desde casa, reduciendo las reuniones del grupo a muchas menos por semana. El práctico hará la vida más fácil al grupo, siempre y cuando no se pase de simplicidad.
  • El estresado: es un clásico en los trabajos de grupo. En todos, siempre hay un miembro que se agobia más que el resto, que recuerda cuánto tiempo falta para que el trabajo se tenga que entregar, que hace su parte por adelantado y, si el resto de miembros se descuidan, hace la parte de los demás y que, si se estresa mucho, puede llegar a contagiar su tensión al resto del equipo y crear algún tipo de conflicto. El estresado del grupo es necesario para tener siempre presente que hay que hacer el trabajo y hacerlo bien, pero es labor del resto de miembros, que su control no sea carcelario.
  • El vaguete: es el más clásico de los clásicos. En todos los trabajos de grupo, siempre hay un miembro que, o no aparece, no se molesta por saber las novedades del trabajo a pesar de no aparecer, o aparece y no hace nada o quiere que se lo den todo echo y además, atribuirse el mérito del resultado final del proyecto. Sintiéndolo por el líder, es misión suya asignarle las tareas que haya que hacer (en el caso de que él no tenga propuestas) y controlar, por supuesto, que las lleve a cabo. Trabajo del resto del grupo será apoyar al líder en esta decisión, brindarle ayuda al vaguete y preguntarle (varias veces al día) si tiene algún problema con su material, cómo va, etc. Si no hay nada que hacer con él, porque él no hace nada, todo es cuestión de sentarse a hablar y decidir (entre todos), si se le expulsa del equipo.

Y he aquí, algunos consejos rápidos para todos los miembros, sea cual sea su papel:

  • Aporta ideas: si se te ha ocurrido algo para llevar a cabo el proyecto, no te lo calles. Nunca sabes cuánto puede valer tu idea hasta que no la pongas en común.
  • No impongas tu criterio sobre el de los demás: el truco de trabajar en equipo es buscar un punto intermedio entre lo que tú crees que debe hacerse y lo que creen todos los demás miembros. Imponiéndose, uno sólo consigue crear tensión en el grupo.
  • Cumple tus funciones: recuerda que si tú no cumples con tu parte, perjudicas al resto. Sé severo contigo mismo en este aspecto, para que nadie pueda reprocharte que no se sacó el trabajo adelante por tu culpa.
  • Busca soluciones: aunque no seas el líder, siempre que haya algún conflicto o problema, intenta buscar soluciones y aportar cosas que ayuden a que la cosa no pinte tan mal.
  • Pide ayuda: a todo el mundo le gusta sentirse valorado, si se te atraganta algo que tenga que ver con el proyecto común, exponlo a todos los miembros para que te ayuden.

Como véis, al igual que casi todo en la vida, trabajar en equipo es cuestión de saber equilibrarse, tomar las decisiones correctas (aunque sean decisiones duras) y poner empeño en lo que uno haga. ¿Cómo han sido vuestras experiencias trabajando en grupo?

Os deseo un feliz día :)

3 comentarios sobre “Cómo trabajar en equipo (y no morir en el intento)

  1. Alba

    Yo no soy de ninguno de los tipos. Más bien estoy siempre callada escuchando y hago mi parte sin hacer ruído, pero estoy pendiente de todo el proceso de trabajo.

    ¡¡Muackis!!

  2. Pingback: Cómo administrar un blog en equipo | THE DAILY PROSUMER

  3. Pingback: Querido preuniversitario: tranquilo, a todos nos ha pasado | THE DAILY PROSUMER

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s