¿Nadie quiere a Comic Sans?


Este 2014, la tipografía más famosa (¿y más odiada?) cumple 20 años. Seguramente, si tienes algún amigo diseñador, haya puesto un gesto raro cuando te ha visto utilizarla o a lo mejor se le ha desencajado la cara alguna vez al ver el logo o el eslogan de una marca escrito con Comic Sans. Pero lo cierto es que, a pesar de sus detractores, la célebre tipografía cumple dos décadas de historia y hay quien no solo lo celebra, sino que defiende su uso en contra de su extinción.

comicsansComic Sans nació en la sede de Microsoft en 1994 con una aplicación dedicada a toda la familia que tenía el objetivo de fomentar la familiarización con el, hasta el momento, novedoso software. Tras darle varias vueltas a la tipografía de los diálogos de dicha aplicación, surgió Comic Sans, una letra infantil y especialmente creada por Vincent Connare, fotógrafo y tipógrafo, que estaba pensada para los niños y que, cuando la aplicación desapareció, se incluyó en la lista de fuentes preinstaladas de Windows. La historia más amplia de como Connare creó Comic Sans, la tenéis en su web por si os pica la cursiodiad sobre la más emblemática y a la vez polémica fuente de la casa Microsoft.

¿Pero por qué todo diseñador, marketero, publicista y asesor de imagen corporativa habitante en el mundo no recomienda utilizar la fuente Comic Sans? Pues precisamente porque fue pensada, en su origen, para los niños, no suele encajar como una fuente seria y estiizada para usos que no conlleven acciones destinadas a la infancia. También se ha utilizado a lo largo de estos 20 años como la fuente preferida de algunos comics o cuando se quiere dar toques humorísticos o “buenrrollistas” a un contenido.

Básicamente podemos resumir la historia de la Comic Sans como la barrera con la que algunos marcan la diferencia entre el buen gusto y todo lo contrario. Y aunque es cierto que un sector de la población, la considera sencilla y divertida, casi siempre que se quiere dar una imagen de seriedad y profesionalidad, se descarta a la primera.

Siguiendo con la historia, en 2007 Gary Hustwit dedicó todo un documental a explicar por qué la Helvetica resultaba mucho más útil, moderna y elegante que la Comic Sans y, desde entonces, la guerra está servida. Aquí la muestra:

https://i1.wp.com/www.kadavy.net/wp-content/uploads/2010/11/helvetica-vs-comic-n.gif

A pesar de sus detractores, de sus perfiles casi desgarbados o de su informalidad, lo cierto es que inevitablemente la Comic Sans ya es parte de la historia de la tipografía. Y ahora te toca a ti confesar: ¿La has usado alguna vez? ¿Te gusta como tipografía? ¿La odias o la amas?

3 comentarios sobre “¿Nadie quiere a Comic Sans?

  1. M (@monvejau)

    Lo cierto es que cuando estaba en Primaria y tuve mi primer ordenador, la tipografía que utilizaba para los trabajos era la de Comic Sans. De aquella me parecía bastante mona porque me recordaba a los cómics que solía leer. Sin embargo, a medida que fui aprendiendo cómo se maquetaba un trabajo (sobre todo en la universidad), empecé a ver a Comic Sans como una tipografía que no demostraba la “seriedad” que me pedían. Es más, en una entrevista de trabajo a la que acudí, en el letrero de la entrada, utilizaron Comic Sans. Me dio mal rollo jaja

    ¡Un saludo!

    1. Lorena White

      Yo también la utilizaba de pequeña (y no tan pequeña, yo era adolescente cuando se mandaban trabajos a ordenador), pero es cierto que alguna vez he visto la Comic Sans por la Universidad… Y me ha dado cosilla.

      ¡Gracias por comentar!

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s