“Todo parece imposible, hasta que se hace”


“Yo no valgo para esto”. “No soy capaz”. “Esta idea no saldrá bien”. “Creo que puedo hacerlo pero, ¿qué pensarán los demás?”. “No soy lo suficientemente bueno”. “Esto no está perfecto”. “¿Estaré haciendo lo correcto?”. Seguro que alguna vez has utilizado alguna de estas frases a lo largo de tu vida. Seguro, también, que más de una vez te has creído esas afirmaciones que llegan a tu cabeza a la hora de enfrentarte a un reto, de poner en marcha algo, de hacer realidad una idea. La falta de confianza en uno mismo y en nuestras posibilidades, es uno de los lastres más pesados con los que cargamos a lo largo de nuestra vida. ¿Te imaginas cómo sería tu vida si confiaras un poco más en ti?

loqueganarias

La autoconfianza es una aptitud que muy poca gente tiene y que, sin embargo, se puede utilizar como una buena herramienta en el día a día. No se trata de pensar que uno es la leche y que no puede pasar nada malo, sino de aceptar que habrá obstáculos y probemas que habrá que superar y creer en nuestra capacidad para hacerlo. El miedo, por ejemplo, es una sensación que se puede combatir con autoconfianza, porque no quiere decir que creyendo en nosotros mismos no volvamos a sentirlo, sino que sabremos plantarle cara, aprender de él y atrevernos a superarlo.

El primer paso para adquirir esa autoconfianza que a veces nos falta, es eliminar de nuestra mente todas esas frases con las que empezaba este post. Y es que ya nos machaca bastante el mundo, la sociedad en la que nos hemos educado o las circunstancias personales de cada uno, como para además no parar de machacarnos a nosotros mimsos. Ya está bien de hacernos sentir mal, que ya bastante se encarga el mundo exterior de ello.

Una vez que hagamos este ejercicio de cambiar los “no puedo” por “puedo” o por “voy a intentarlo”, debemos intentar cambiar la mentalidad poco a poco. No será fácil, sobre todo por la costumbre que tenemos de guiarnos por lo que piensen o no los demás, pero si realmente quieres entrenar tu autoconfianza, comienza por:

1. Sentirte importante: porque lo eres, realmente eres importante para muchas cosas y para muchas personas. Por lo que vales. Todo el mundo vale y potenciar ese valor es un ejercicio de autoestima brutal, pero que te dará muy buenos resultados.

2. Por encima de todo, quiérete: quierete incondicionalmente, incluso por encima de lo que quieres a los demás (por raro que te suene). Porque sólo alguien que se quiere bien puede querer a los demás. Y eso no significa creerte perfecto, significa aceptarte, con tus virtudes y defectos. Echar el freno en tu ansiosa carrera por ser perfecto. Piensa que nadie lo es.

3. Dale caña a lo que se te da bien: seguro que algo hay en lo que destacas, aunque quizá no lo hayas encontrado. Centra tu vida en dedicarte a esas cosas que te caracterizan y que encima se te da bien. Esas cosas serán las que te alegren en los días en los que te quieras menos. Esas cosas que se te dan bien, te ayudarán a confiar más en ti a la hora de enfrentarte a las que no se te dan igual.

4. Intenta sacar siempre a la luz tu mejor versión: y es cierto, a veces hay cosas que sacan nuestra peor cara, pero pese a todo, intenta sacar una mejor versión, contar hasta 10 en muchos casos y seguir tratando de ser mejor cada día.

5. Márcate metas y consíguelas: requerirá esfuerzo, trabajo y compromiso por tu parte, pero al alcanzarlas te darás cuenta de que ¡sorpresa! ¡Pudiste hacerlo!

6. Enfréntate a los problemas cuando sucedan, intenta que la preocupación por lo que ocurrirá antes de que se produzcan no absorba todos tus pensamientos.

7. No pierdas el sentido del humor y no tengas miedo a aceptar responsabilidades, sobre todo si te vienen dadas por otros. Que alguien confíe en ti para tal o cual cosa, también contribuirá a que te creas que realmente eres mejor de lo que tú mismo piensas.

Y por último, intenta hacer un balance cada día de qué has hecho para creer un poco más en ti. Cuesta un tiempo generar un hábito de algo tan abstracto como la autoconfianza, y mucho más cuando hay otras cosas que nos lo impiden, como el miedo o el temor a lo que digan o piensen los demás, pero intentándolo poco a poco y saltando de prueba en error, alcanzarás el principal objetivo que es creerte lo que realmente vales.

Hasta el lunes, almas cándidas :)

NOTA: ¿Has adivinado quién es el autor de la cita de este post? HAZ CLIC AQUÍ

8 comentarios sobre ““Todo parece imposible, hasta que se hace”

  1. Thought Mantique (@ThoughtMantique)

    Lo importantísimo que es quererse a uno mismo sobre todo lo demás, creo que ahí está el quid. Creer en uno mismo y en lo que hacemos. Conocer nuestros fallos y virtudes, aceptarlos, trabajarlos y explotarlos.

    No relegar los problemas para más tarde lo he encontrado un gran punto. Lo peor que se puede hacer es regodearse en el victimismo y preocupaciones. Si te dejas tumbar, estás perdido.

    Gran entrada, como cada viernes ;)

    1. Lorena White

      Efectivamente, creer en uno mismo es lo que nos hará seguir adelante cuando flaqueemos. Está bien ser humilde y conocer nuestras limitaciones, ¿pero qué hay de malo en darle caña a lo que se nos da bien?

  2. M (@monvejau)

    Precisamente esa frase de Mandela es en la que pienso cada vez que veo que se me acumulan los quehaceres o llega el fin de semana y no sé por dónde empezar a hacer. A veces lo que hago es marcarme una lista de cosas que tengo que hacer y empezar a hacer, y aunque me cueste, seguir hasta que al final lo consigo y pienso “jolín, no era tan difícil”.
    Intento recuperar la confianza que tenía en mí misma y es reconfortante porque día a día voy reforzando ese pensamiento positivo (aunque también hay días malos pero se hacen menos “malos”) y aunque me convierta en un pato caminando, siempre hay algo a lo largo del día que me saca una sonrisa.
    Eso es otro punto a tener en cuenta: disfrutar de las pequeñas cosas del día a día porque son las que importan.

    ¡Un saludo!

    1. Lorena White

      Al final hay que pensar que los días malos están para valorar de verdad los buenos. Dándoles más importancia, sólo conseguiremos frustración. Las pequeñas cosas, los pequeños logros que consigamos por nosotros mismos, al final son los que nos salvan. Pura supervivencia :)

  3. Pingback: “La clave de tu futuro está en tu vida diaria” | THE DAILY PROSUMER

  4. Pingback: Encontrar tu camino y no morir en el intento | THE DAILY PROSUMER

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s