“Un problema bien encarado es un problema medio resuelto”


Existe al menos un rincón del universo que, con toda seguridad, puedes mejorar, y eres tú mismo. (Alduous Huxley)

Casi no conozco a personas positivas. Me refiero a positivas de verdad. Tú y yo no somos positivas, somos más o menos normales. Un día estamos bien y otro día estamos mal, a veces no tenemos ganas ni de salir de la cama y otras veces queremos comernos el mundo; pero esa gente genuinamente positiva, tiene algo que tú y yo no tenemos que es ver el lado bueno a casi todo, por muy malo que sea. Y en parte les envidio, porque tengo la convicción de que con esa actitud positiva, atraen cosas positivos. Y esa capacidad que poca gente tiene porque sí, gente como tú y como yo, tenemos que entrenarla. Lo bueno, ¿sabes? Es que es posible.

atraecosasbuenas

Sé que estás harto de escuchar que a la gente buena le suceden cosas malas. Sé que probablemente te haya sucedido a ti. Sé que puede que pienses que nada de lo que hagas o digas, por muy positivo que sea, cambiará la suerte que has tenido y que por eso ni haces ni dices nada, ¿te imaginas qué pasaría si lo hicieras?

1. Ser positivo tiene mucho que ver con sentirse positivo. Si dices que eres súper optimista pero en el fondo, ni tú te lo crees, el único optimismo que tendrás en tus manos será ese falsillo de manual que no sirve para nada.

2. Los problemas se encaran cuando llegan: por mucho que te angusties por lo que pasará, por qué será de ti o por lo que intuyas que puede suceder, no harás que los problemas se resuelvan antes. Busca soluciones cuando tengas problemas que resolver, ¡no te amargues antes!

3. Cree más en ti mismo: la mitad del camino hacia una meta es creer de verdad que podemos conseguirla. La fe en uno mismo es fundamental para ser más positivo.

4. No te centres en tus carencias o en tus debilidades, piensa en tus fortalezas: qué tienes o qué te hace diferente, qué cualidades hay en ti que te ayudarán a superar una situación o un problema.

5. Sé valiente: los valientes no son los que nunca tienen miedo, sino aquellos que se enfrentan a sus miedos como mejor saben. El miedo nos mantiene alerta, pero si dejamos que se haga grande, puede llegar a paralizarnos. La clave está en mantenerlo a raya.

Y sobre todo, sonríe mucho. Si tu cuerpo es positivo, tu mente será positiva.

Hasta el lunes, almas cándidas :)

NOTA: La frase que da título a este post se la he cogido prestada a Charles Kettering.

7 comentarios sobre ““Un problema bien encarado es un problema medio resuelto”

  1. Ana Nieto

    Muy cierto, poca gente es positiva de verdad sin dejar de ser realista. Lo admiro. Pero como dices todo, o casi todo, puede entrenarse así que habrá que trabajar ese “músculo”. Creo que es mucho más sano afrontar la vida desde esta perspectiva.

    ¡Abrazos! :D

  2. Pingback: 10 técnicas para escribir mejores títulos | THE DAILY PROSUMER

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s