5 cosas en las que creo (y en las que tú puedes creer)


“Cuestionar nuestras más arraigadas creencias exige coraje porque implica aceptar que hemos podido estar equivocados toda la vida”

Nuestros mayores dicen que somos una generación de descreídos. Que ya nada nos sorprende lo suficiente, que no nos llena, que nos aburrimos fácilmente de todo, que no creemos en la religión ni en las tradiciones ni en la política. Que por no creer, no creemos ni en nosotros mismos.

Nadie te dice que aquello en lo que hoy crees firmemente, aquello por lo que te cortarías un brazo, mañana puede que no tenga razón de ser en tu vida. No te lo dicen y a medida que creces y evolucionas, tus creencias van cambiando, como cambias tú. Y me refiero a creencias que van más allá de la religión (que es lo que casi todo el mundo entiende por “creer en algo”).

Sin embargo, esto no significa que seamos descreídos. Significa que elegimos en lo que creer a cada momento, porque en ese momento tiene sentido para nosotros. Luego un día despiertas y la vida, que a veces es tan jodida, te enseña que eso en lo que creías puede no ser tan cierto o tan verdadero como tú pensabas. Y entonces te sientes perdido.

Aun con todo, soy de la opinión de que las personas necesitamos creer en algo, aunque sean cosas pequeñas. En mi caso ha sido así: creer en ciertas cosas es lo que me ayuda a seguir adelante si tengo un día de mierda o en poner todas mis ganas cuando quiero conseguir algo. Creer en algo (en la escritura, por ejemplo), es lo que me ha llevado a volver a este blog un año (un año completito, con sus 365 días) después.

Por eso si me preguntas en qué creer hoy en día, en la época en la que todo el mundo parece no creer en nada, te diría que da igual en lo que creas, pero que debes asegurarte de que tus creencias sean lo suficientemente fuertes, como para seguir creyendo en ellas incluso cuando piensas que no tienen ningún sentido. Al fin y al cabo, eso es tener fe. Y se puede tener fe en muchas cosas, ¿a que sí?

Hoy te traigo 5 cosas en las que creo. Hoy te las presto, por si tú no tienes nada en lo que creer (y te animo a que hagas tu propia lista):

1. Creo en mi potencial

Para mi, el potencial de cada uno es aquello que haríamos con todo lo que somos y todo lo que conseguiríamos si trabajáramos en ello y si lo dejáramos crecer y desarrollarse por completo. Creo que no es cuestión de tenerlo o no tenerlo, sino de que todos lo tenemos. Por ello una de mis creencias más sólidas es que sé que, siendo quien soy y haciendo lo que hago, tengo la posibilidad de alcanzar aquello que me proponga. Obviamente, una cosa es creerlo y otra cosa es hacerlo, pero eso casi da para otro post.

2. Creo en el trabajo

Y no me refiero a ese trabajo al que vas todos los días y en el que pasas 8 horas. Me refiero a tu determinación y a tu capacidad para comprometerte con aquello que quieras conseguir, ya sean sueños grandes u objetivos a más corto plazo. Eso de que si quieres algo y lo deseas con mucha fuerza, el universo trabajará para que lo consigas, lo traduzco en que no es el universo el que hace que lo consigas sino tú, con tu compromiso, tu actitud y tu trabajo.

3. Creo en el aprendizaje

No siempre lo ves, pero está ahí. Hasta en tus errores. No sólo aprendes de los que estuvieron antes en tu lugar, como tus padres, sino de tu propia experiencia, buena y mala. El aprendizaje es una de las armas más fuertes que poseemos, una herramienta (mucho más potente de lo que creemos) que nos sirve para seguir avanzando. A esta creencia va ligado un firme propósito: no dejar nunca de aprender cosas nuevas.

4. Creo en el autoconocimiento

En mi anterior etapa en este blog te hablé muchísimo de el autoconocimiento. Después de este tiempo sin escribir por aquí, es algo que no sólo no he desechado de mi vida, sino que he permitido que, lo que al principio era una idea, ahora sea toda una creencia. Cuanto más te conoces a ti mismo (porque no te conoces también como crees), más capaz eres de hacer cosas, de aprender cosas, de lograr cosas. Autconocerse implica hacerse preguntas y que a veces no te gusten las respuestas, pero al final sabes lo que eres y no hay nadie que pueda quitarte eso.

5. Creo en la energía

Llámalo energía o llámalo X. Pero creo que aquello que proyectamos a los demás, se nos devuelve de una u otra forma. Por eso tengo la máxima de “sé la energía que quieres atraer”. Sé lo mejor de ti mismo, da lo mejor de ti mismo, ofrece a los demás lo mejor de ti mismo. Y tarde o temprano, aunque quizá ni siquiera te des cuenta, lo mejor de alguien o lo mejor de algo, te llegará.

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s