5 cosas en las que estoy trabajando


“Cuando verdaderamente estés en el aquí y el ahora, te sorprenderá lo que puedes hacer, y lo bien que puedes hacerlo”

No suelo estar segura de muchas cosas. Por aquello de que hasta lo más mínimo varía dependiendo de quién lo perciba, o de que las creencias son muy relativas, cada vez doy por hecho o afirmo menos cosas que forman parte de mi hoy, porque puede que mañana ni existan. Una de las cosas de las que sí estoy segura, sin embargo, es del poder que tiene sembrar buenos hábitos en nuestro presente, para ser más felices en el futuro.

Es por esto que me suelo poner metas o suelo trabajar en aspectos de mí misma que quiero mejorar o en cosas que quiero implementar en mi vida, porque sé que en el futuro lo agradeceré. Este tipo de trababjo exige dedicación y a veces no tenemos por qué ser plenamente conscientes de ello, pero si realmente queremos ver resultados, tenemos que estar comprometidos con aquello que queremos conseguir.

Te voy a poner ejemplos de 5 cosas en las que estoy trabajando ahora mismo en mi vida para que, si quieres, tú también te animes a sembrar de algo positivo tu futuro.

1. Estar en el ahora

Suelo ser una persona ansiosa con el futuro. Quizá es porque nos ha tocado vivir una época de incertidumbre o quizá porque nunca podemos estar seguros de qué será de nosotros mañana, pero esa ansiedad por tenerlo todo atado y controlado (incluso las cosas que no han pasado), termina pasando factura. Hay otro tipo de personas, sin embargo, que se anclan al pasado, a los errores que cometió, a aquello que no le salió bien, a una experiencia (mala o buena) que tuvo en su vida. Ninguno de los dos tipos de personas viven por completo su ahora. Yo no lo vivía y ahora estoy trabajando porque sea así. Puede ser una sensación corporal o una actividad que estés realizando. Visualizarla por completo y ser plenamente consciente de ella, sin distracciones, sin más pensamiento que el presente, te harás sentirte menos ansioso y más productivo.

> Recomendación: El guerrero pacífico.

2. Controlar los picos de trabajo

Una de las cosas que nos suceden cuando nos gusta mucho nuestro trabajo, es que somos muy poco conscientes de lo que nos cuesta desconectar. Sin embargo, sea un trabajo que nos apasione o no, desconectar es 100% necesario. Vivir por el trabajo, pensando en el trabajo y trabajando incluso cuando no tienes por qué hacerlo, nos genera cierta dependencia. Pero un buen día te levantas y te das cuenta de que el trabajo no lo es todo y de que tienes que poder hacer otras cosas que no tengan que ver con él, y sólo encuentras vacío que antes llenabas con cosas relacionadas con el trabajo. Controlar esto es sacar todas las tareas adelante, disfrutar de lo que haces porque realmente te gusta, pero a la vez, tener tiempo para la desconexión, para hacer otro tipo de actividades y para sentirte libre y pleno.

3. Menos pensar y más actuar

No me refiero a ir haciendo cosas a lo loco, sin pensar en las consecuencias. Me refiero a que antes, cuando quería hacer algo, me pasaba gran parte del tiempo pensando en cómo lo iba a hacer: planificándolo en vez de haciéndolo. Con esto, la mayor parte de las veces, sólo conseguía retrasar lo que quería hacer y al final, como imaginarás, no llevarlo a cabo nunca. Ahora intento no decir que quiero hacer algo, sino ponerme a ello. Esto puede trasladarse a casi cualquier aspecto, en casi cualquier medida. Prueba.

4. Crear mis propios mantras

Los mantras tienen su origen en la meditación, pero incluso aunque no medites, son una forma muy buena de poner tus intenciones en una frase y repetirla hasta que forme parte de tu identidad. Puede ser una palabra o una frase corta, pero lo más importante es que tenga significado para ti. Una vez que he creado mi mantra, que tengo esa frase cargada de intención, la repito cuando voy conduciendo, cuando me despierto por las mañanas, cuando me estoy arreglando o la tengo escrita en la agenda, puesta un post-it al lado del ordenador o de fondo de pantalla del móvil. ¿Parece una tontería? Puede, pero es una forma muy práctica de hacer tangibles tus intenciones y tus objetivos y dirigir toda tu energía hacia ellos. ¡Pruébalo!

“Sé mejor de lo que eras ayer”

5. Celebrar los pequeños triunfos

Hace unos años estaba viviendo una racha buenísima en mi vida. Me pasó algo malo y de pronto, me di cuenta de que no había disfrutado aquella racha buenísima porque me había quejado muchísimo o me había preocupado demasiado por cosas que, puestas ahora al lado de lo que me había pasado, eran pequeñeces. Desde entonces soy más consciente de las cosas pequeñas, tanto de las que forman parte de mi vida, como de las que logro, por tontas que parezcan. Y si estoy viviendo una racha buena, intento disfrutarla muchísimo. Todavía cuesta no dejarse arrastrar por las complicaciones o molestas pequeñeces del día a día, pero en fin, sigo trabajando en ello.

Deja un comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s