De currículum básico a currículum brillante

Todos alguna vez nos hemos enfrentado a la tarea de poner al día nuestro currículum (o peor: crearlo de cero). Nos sabemos la teoría: datos personales, experiencia, educación, una foto en la que salgamos más o menos formales y decir que se nos da muy bien trabajar en equipo y que tenemos muchas ganas de aprender.

como-mejorar-tu-curriculum

Pero claro, si para casi todo en esta vida no cuenta tanto el qué dices sino el cómo lo dices, ¿cómo en un currículum iba a ser distinto? Hay formas muy distintas de expresar y aunar, en una hoja de papel, toda nuestra “carrera de vida” y lo más importantes: no todas son igual de acertadas. Y como quizá tú estés en ÉSE momento profesional en el que necesitas pasar de tener un currículum básico a tener un currículum brillante, hoy te traigo algunas ideas para dar el GRAN salto:

1. Añade cifras:

A veces los números dicen más que las palabras. Ser específico con las fechas o añadir algunas estadísticas de todos los proyectos y cargos, pueden ser formas de enriquecer totalmente un currículum.

2. Haz que sea visualmente atractivo:

Un reclutador puede recibir, al día, decenas de currículums. De ti depende que el tuyo destaque sobre los demás. Además, si lo haces visualmente atractivo, antes que el reclutador lea nada, ya tendrás algo que los demás no tienen: su atención. Olvídate de las clásicas, simples y sencillas plantillas de Word. Incluso para un trabajo formal, tienes que intentar diferenciarte siempre. Recuerda que un curríulum visualmente atractivo no es necesariamente informal o estridente. Recuerda:

  • Elige una paleta de colores atractivos, no demasiado estridentes, pero que combinen entre sí.
  • Que la tipografía que utilices, sea clara y sencilla, pero no manida o demasiado informal.
  • Utiliza recursos como símbolos, iconos, flechas o adornos sencillos.

3. Elimina tu dirección postal si vas a aplicar a ofertas de fuera de tu ciudad:

A veces a un reclutador le puede echar para atrás el hecho de que tengas que desplazarte mucha distancia para ir al trabajo. Generalmente, prefieren escoger gente que viva cerca del lugar de trabajo. ¿Cómo decidir cuándo quitar la dirección de tu currículum? Cuando tardes más de una hora en llegar al trabajo (por ejemplo, si vives en una localidad de tu provincia y buscas empleo en la capital). ¿Y qué decir, si en la entrevista te preguntan? Que está muy bien comunicado y muy accesible.

4. Editar las habilidades en función de las que requiera el puesto:

Si aplicas a una oferta y crees que cumples las habilidades requeridas por la empresa, no estaría de más que las incluyeras, si no están, en tu currículum. Adaptarlas según el tipo de compañía y oferta, también puede ser un ejercicio interesante.

5. ¿Conoces a alguien dentro de la empresa a la que aplicas? ¡Pídele una carta de recomendación!

Siempre es bueno incluir (aunque en absoluto es obligatorio, sobre todo, si no has trabajado antes), junto a tu currículum, una carta de recomendación de algún superior que hayas tenido en el pasado. Este efecto se multiplica si esa carta llega firmada de alguien que trabajó contigo y que, en la actualidad, trabaja en la empresa que busca candidatos. Los contactos son muy importantes a la hora de desarrollar tu carrera profesional, ¡no lo olvides!

Algunos errores que puedes estar cometiendo en tu currículum:

  • La información personal no está suficientemente trabajada: a veces, creemos que con incluir los datos personales es suficiente, sin embargo, cuanto más trabajes tu información personal, más conocerán los reclutadores de ti. Incluye una breve descripción de tu faceta profesional, perfiles en redes sociales, URL de tu blog o web o cualquier cosa que creas que puede aportar información de calidad y relevante.
  • Exceso de puestos no relacionados: piensa que lo que a un reclutador le interesa es la experiencia que tengas en el campo de la empresa para que aplicas. Un exceso de puestos que no estén relacionados pueden hacer, además de que tu currículum sea más tedioso y largo de leer, menos relevante. Intenta contar siempre los puestos más relevantes y destacar aquellos que tengan relación con el empleo al que quieres aplicar.
  • Correo electrónico profesional: olvídate de los correos que creaste con 14 años y que incluyen xoxo, morenitah o similares. Crea una cuenta de correo (tengo especial predilección por Gmail lo más profesional posible) e inclúyela en el currículum.

El mundo tiene que saberlo (Formas de impulsar tu talento)

[Antes de que empieces a leer este post, quería contarte que esta entrada es la Nº500 que he publicado en The Daily Prosumer. Y puesto que jamás pensé que llegaría a superar las 50, haber llegado hasta aquí me hace sentir tremendamente orgullosa. Probablemente, si no hubiera sido por ti, que has leído la mayor parte de mis posts, no lo habría conseguido, así que también quiero darte las gracias. ¿List@? Ahí va: ¡GRACIAS! Gracias por hacer posible este blog].

Que ya está bien eso de hacerse pequeñito y esconderse. Que ya vale de contestar eso de “buah, si no es nada”; “meh, si tampoco se me da tan bien”; “bah, si lo que hago lo podría hacer cualquiera”. Que ya basta de tanta autosabotaje y de creerse un impostor. Que se acabó el vivir a la sombra de tu propia sombra. Que tienes que impulsar todo el talento que tú y yo sabemos que tienes. Que tienes que hablarle al mundo de tu potencial.

formas-de-impulsar-tu-talento

Desarrollar tu propio talento es una de las mejores inversiones que puedes hacer. Invertir en ti mismo, a través de todo aquello que te haga crecer, nunca va a ser una pérdida de tiempo. Por eso, hoy quiero animarte a que impulses tu talento, a que no dejes de crecer, de querer aprender, de seguir mejorando. Porque el mundo tiene que saberlo: aquí estás tú y esto es lo que quieres, esperas y vas a conseguir de la vida.

10 maneras de impulsar tu talento:

1.  No pierdas tu humanidad:

A veces, en este mundo que va acelerado, donde todo es querer que nos lean, querer escribir más, vender más o ser más popular, se nos olvidan cosas importantes: ser agradecido, ayudar a los demás, hacer las cosas con un objetivo y para un propósito más importante que nosotros mismos… En definitiva, parece que se nos olvida ser humanos por estar inmersos en tanta tecnología. No lo hagas. No pierdas tu humanidad. Sé amable, sincero, honesto, debate, participa y sobre todo, comparte, no compitas.

2. Aumenta tu confianza:

Si ni tú mismo crees que puedes conseguirlo, no lo conseguirás. Para sacar adelante un talento, para comunicarlo al mundo y sobre todo, para conseguir cosas a través de él, es necesario tener confianza y trabajar desde tus fortalezas. Cree que tendrás miedo, porque lo tendrás. Cree que quizá te equivoques, porque te equivocarás. Cree que a veces hay cosas que salen mal, porque saldrán mal. Pero también cree que puedes hacerlo, porque puedes.

3. Visualiza cómo quieres utilizar tu talento:

¿Para qué quieres usar todo aquello que se te da bien? ¿Qué proyectos podrías emprender gracias a ello? ¿Qué cosas mejorarías en el mundo? ¿Para qué puede servirle a los demás? ¿Qué objetivos personales te ayudaría a cumplir? No conseguirás encontrar un camino que seguir o serás incapaz de elaborar una estrategia si no te haces preguntas. Si no te planteas seriamente, de forma honesta, qué quieres ser.

4. Ten un plan:

No puedes impulsar talento ninguno si no tienes un plan para hacerlo. Busca un área de oportunidad (aquel medio o canal en el que tú te sentirías como pez en el agua de cara a desarrollarte). Después, elabora tu estrategia: ¿cuál es la mejor forma de desarrollar tu talento? ¿Es abriendo un blog? ¿Es creando tu propia web? ¿Es creando productos handmade? ¿Necesitas algún tipo de formación? ¿Qué cursos tienes a tu alcance? ¿Con qué otros profesionales puedes colaborar?

5. Ten curiosidad:

Si no eres curioso, ¡tendrás que serlo! La curiosidad será una de las llaves para preguntar lo que necesites preguntar, interesarte por aquellas cosas sobre las que quieras saber más y descubrir nuevas formas de comunicarte, de mejorar, de crecer.

6. Ten iniciativa:

Nadie va a llamar a tu puerta dispuesto a impulsar tu talento y a desarrollar todo tu potencial para que consigas triunfar o cualquier otro de los objetivos que tengas. Tendrás que ser tú quien salga ahí fuera a encontrar y conocer nuevas oportunidades.

7. Mantén una actitud creativa:

Puede parecer que no, pero la creatividad puede ayudarte a conseguir aquello que te propongas. Además, teniendo una actitud creativa conseguirás crear nuevas formas para desarrollar e impulsar tu talento.

6 formas de hablarle al mundo de tu potencial

Te lo empecé a contar AQUÍ. Tu potencial es todo lo que harías con todo lo que tú eres y todo lo que conseguirías si trabajaras en ello, si lo dejaras crecer y desarrollarse por completo. Lo que impide que esto se produzca son un sinfín de cuestiones, ideas preconcebidas o una serie de limitaciones propias o de terceros, que te impiden alcanzar el máximo nivel de tu potencial.

Pero una vez que decides que vas a dejar de desaprovechar todo aquello que podrías tener, crear, conseguir imaginar, soñar y por lo que podrías trabajar, esforzarte, no dormir o disfrutar, se abre una nueva visión ante ti, y sobre todo, un nuevo objetivo: comunicarle al mundo que tienes ese potencial que has decidido hacer explotar de una vez por todas. Decirle al mundo que estás aquí, que existes. ¿Y cómo se hace eso?

formas-de-hablarle-al-mundo-de-tu-potencial

Hoy te traigo 6 formas de hablarle al mundo de tu potencial, de hacerlo público, de conseguir que la gente lo conozca, de hacer que otros crean en él y por tanto, crean en ti.

1. Marca tus objetivos:

Piensa qué es lo que realmente quieres conseguir hablándole al mundo de tu potencial, y establece tus objetivos en consecuencia. Plantéate quién quieres ser para el mundo y sobre todo, qué quieres conseguir. ¿Oportunidades profesionales? ¿Posicionarte como experto en algún área? ¿Impulsar un futuro pequeño negocio?

2. Construye tu marca:

Comienza a pensar, si todavía no lo has hecho, en ti y en aquello que puedes ofrecer al mundo como si fueras una marca o producto. Tienes la misión de buscar un hueco o nicho de mercado (un sector en el que especializarte, algo que tenga que ver con tu talento o tu pasión), un target (¿a quién vas a dirigirte?) y una necesidad que cubrir (¿qué vas a aportar?). Tu marca, tu yo profesional o personal, tu versión “marca” de ti mismo, tiene que aportar valor, ser consistente y sobre todo, tener una misión. Y todo esto tiene que apoyarse en las bases de tu marca: tu talento (lo que se te da bien) y tu pasión (aquello que te mueve). Lee más sobre marca personal aquí.

3. Tu presencia online:

¿Cómo te posicionas en Internet? ¿En qué redes sociales estás? ¿En cuáles no y deberías? ¿Qué tipo de contenido compartes? ¿Qué mensajes transmites? Todas estas preguntas forman parte de una especie de “auditoría” de tu marca en Internet que debes hacer si quieres empezar a comunicarle al mundo un mensaje consistente y coherente de quién eres, de cómo es tu potencial y de qué puedes aportarles.

¿Y por qué hacer esta auditoría? Porque hoy en día Internet está en todas partes y, concretamente, está en todos los bolsillos de todas las personas que tienen un móvil o un dispositivo con el que conectarse. A todas horas. Todos aquella presencia tuya en Internet que no tenga que ver con los valores que quieres transmitir, con la huella que quieres dejar, tienen que ser replanteados.

4. Tu ventaja competitiva: lo que te diferencia

Cualquier producto o marca, en la fase de análisis de mercado, se plantea qué cosas tiene que puedan formar parte de su ventaja competitiva, de esa serie de factores, valores, habilidades, aptitudes o fortalezas que van a marcar la diferencia entre ese producto y el de la competencia. En tu caso, a la hora de comunicar tu verdadero potencial en Internet, también deberás aprender a diferenciarte, a trabajar desde tus fortalezas en busca de algo que te haga único y exclusivo.

5. Tu red de contactos:

A lo largo de tu vida te toparás con otras personas y profesionales que quieran lo mismo que tú (comunicarle al mundo su potencial y todo lo que son y podrían ser) y que además lo hagan mejor. Establecer una red sólida de contactos, hoy en día, es mucho más fácil que antiguamente. Las redes sociales nos dan la oportunidad de acceder a prácticamente cualquier persona de la que queramos aprender, de la que queramos seguir su trabajo o a la que queramos preguntarle cualquier cosa. Es fundamental, sin embargo, fomentar la interacción, de manera sólida y coherente. Hablar, conversar, debatir… Y encontrar puntos en común que den lugar a colaboraciones o sinergias.

6. Tu blog:

Un blog es la mejor herramienta y el canal ideal donde poder mostrar todas estas cosas y, en última instancia, todo tu potencial al mundo: aquello que quieres conseguir, que te interesa, lo que puedes aportar como “marca” o una forma fácil de que otros accedan a lo que sabes, a aquello de lo que eres capaz, a la forma en la que escribes o al tipo de trabajo que desarrollas. Tu blog tiene que ser el centro de tu marca personal y por tanto, la piedra angular de tu comunicación con el mundo.